Subestación de Mieres

La apuesta por la modernización de los activos de distribución de energía eléctrica es un compromiso permanente de Viesgo. Con el objetivo de hacer más eficientes nuestras instalaciones, aumentar la calidad y seguridad del suministro en Asturias y disminuir el impacto ambiental, visual y acústico, Viesgo tiene previsto invertir 14 millones de euros en la reforma integral de la subestación de Santa Cruz de Mieres.
Santa Cruz es la principal subestación de Viesgo Distribución en la zona central de Asturias y desarrolla una función clave para el suministro de energía eléctrica a los municipios de Aller, Mieres y Lena. Las instalaciones son compartidas con las de la antigua Central Térmica de Santa Cruz, cuyas primeras edificaciones datan de 1913. Posteriormente, fueron ampliadas en sucesivas etapas y parcialmente desmanteladas cuando quedaron fuera de servicio, hasta llegar al aspecto actual.

El Gobierno del Principado de Asturias ya ha aprobado la ejecución de la obra, quedando solo pendiente de aprobación el plan urbanístico por parte de la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio del Principado de Asturias y del Ayuntamiento de Mieres.
Actualmente, la subestación de Santa Cruz de Mieres consta de 3 niveles de tensión: 132, 30 y 12 kV. El parque de 132 kV, de tecnología convencional, se encuentra ubicado en intemperie, y está interconectado con otras subestaciones de Viesgo en Cantabria y Galicia, configurando una red mallada en ese nivel de tensión.

Ejecución del proyecto de Santa Cruz de Mieres

El proyecto se ejecutará por fases. La primera incluye la reforma del actual parque de intemperie de 132 kV, sustituyéndolo por otro más moderno de tecnología GIS con aparamenta blindada y aislada en SF6; y la instalación de 3 nuevos transformadores 132/30 kV de 70 MVAs de potencia.
A continuación, se modernizarán los parques de 30 y 12 kV con nuevas celdas blindadas, también aisladas en SF6. Adicionalmente, se reordenarán los tendidos eléctricos aéreos que confluyen en la subestación, mediante su compactación y soterramiento parcial, lo que unido a la reducción de espacio que trae consigo la reforma del parque de 132 kV, disminuirá muy significativamente el impacto visual del conjunto, que además se verá beneficiado con la rehabilitación de los espacios restantes y su acondicionamiento como zonas verdes.

Una vez reformada la subestación, Viesgo acometerá la rehabilitación de la edificación original de la Central Térmica que alberga un turboalternador puesto en servicio en 1915 y que constituye una pieza de patrimonio histórico-industrial. Esta actuación se enmarca en el compromiso de Viesgo por preservar este patrimonio que forma parte de la historia de la compañía.
La reforma garantizará una operación segura y eficiente, dotando a la instalación de la más moderna tecnología eléctrica y de nuevos sistemas digitales y mejorará notablemente la calidad del suministro eléctrico en Asturias.