E.ON ha logrado un nuevo hito en su política medioambiental, en este caso, en lo relativo a sus activos de generación renovable. Gracias a la aplicación de las últimas tecnologías de detección de corrientes migratorias de aves, la compañía ha logrado reducir a cero la mortalidad de estos animales a su paso por el parque eólico de Barao de Sao Joao, de 50 MW de potencia instalada, en el sur de Portugal.

En 2009, coincidiendo con la inauguración del parque, E.ON puso en marcha un plan para detectar rutas de aves migratorias. En concreto este parque eólico es una zona clave para el paso de estas aves (águila real, águila imperial, águila perdicera, águila pescadora, etc.), lo que suponía un elevado riesgo de mortalidad.

Gracias a este plan, cuyo objetivo fundamental es reducir el impacto medioambiental de los molinos en la fauna, se ha desarrollado un innovador proyecto de monitorización de aves durante el periodo migratorio, entre los meses de agosto y finales de noviembre.

E.ON, junto con una compañía especializada en sistemas de monitorización, han puesto en marcha nuevas técnicas para controlar el paso de las aves, como el uso de radares portátiles vía satélite de última generación, que facilitan la detección y seguimiento de las aves controladas.

Gracias a la información y los datos aportados por estos sistemas, se han podido establecer paradas programadas de las turbinas, así como paradas inmediatas sin comunicación previa a los responsables de la instalación en caso de peligro de colisión. El resultado ha sido claro: cero mortalidad de aves en este parque y una mejora del conocimiento de las especies de la zona.

“El compromiso de E.ON con la protección y el respeto de nuestro entorno siempre ha sido una prioridad para nosotros. Esta experiencia en el parque eólico de San Joao ha sido muy positiva y confirma el interés y el esfuerzo de todos los que trabajamos en E.ON por hacer que nuestro trabajo sea aún más sostenible”, ha comentado Miguel Antoñanzas, presidente de E.ON en España.

E.ON cuenta con una capacidad renovable instalada en la Península Ibérica de 500 MW de los cuales más de 400 corresponden a 16 parques eólicos que se ubican en toda la geografía española y en Portugal.