El almacenamiento de energía como reto de futuro del sector energético

Almacenamiento de energía

Una de las principales tendencias y retos del sector energético para los próximos años es el almacenamiento de energía, convirtiéndose además en uno de los pilares para la transición energética hacia una economía descarbonizada.

La red eléctrica es un sistema complejo en el que la generación y la demanda deben ser iguales en todo momento, y el almacenamiento de energía se ha convertido en un elemento clave para conseguir este equilibrio, permitiendo gestionar de manera flexible tanto los perfiles de generación como los perfiles de consumo de energía eléctrica.

¿Qué es el almacenamiento de energía?

Básicamente el almacenamiento de la energía consiste en la captura de energía en un cierto momento para ser usada en el futuro, cuando sea necesario. La energía eléctrica no se puede almacenar como tal por lo que es necesario transformarla en otros tipos viables para los sistemas de almacenamiento (mecánico, térmico, electro-químico, electromagnético,…) que permitan completar de una forma eficiente el ciclo de la generación y transporte.

Las nuevas tecnologías de almacenamiento se convierten en elementos fundamentales de las redes eléctricas del futuro. En los últimos años el almacenamiento en baterías, que ofrecen un flujo bidireccional de energía, reacción casi inmediata y gran capacidad de entregar y recibir energía se ha convertido en el sistema más utilizado en redes eléctricas (siendo las baterías de iones de litio las más usadas).

¿Cuáles son las ventajas que nos ofrece el almacenamiento de energía?

El almacenamiento de energía para redes eléctricas va a aportar una serie de ventajas al sector como son:

  • Proveer una solución al despliegue de la generación renovable.
  • Incrementar la capacidad de la red para desplegar sistemas de generación distribuida.
  • Hacer la red más eficiente y garantizar y mejorar la calidad de suministro de determinadas zonas como respaldo a la red existente.

Viesgo ha llevado a cabo un proyecto de almacenamiento de energía en la localidad de San Vicente del Monte, perteneciente al Ayuntamiento de Valdáliga (Cantabria) reforzando su infraestructura de red eléctrica con una solución respetuosa con el medioambiente, mejorando la calidad del suministro y asegurando el suministro de energía de sus viviendas ante posibles incidencias en la red.

Este es el primer proyecto de almacenamiento de energía de estas características que se desarrolla en Viesgo y a nivel nacional es también uno de los primeros que se conecta a una red de distribución con clientes particulares, monitorizado y operado desde su centro de control.

Este piloto está conectado a la red de baja tensión (400 V) del centro de transformación San Vicente de Monte y sus características técnicas principales son 250 kVA de potencia y 232 kWh de energía.

Además de servir de respaldo a la red eléctrica de san Vicente del Monte, este proyecto aporta otra serie de funcionalidades como el desplazamiento y aplanamiento de la demanda, así como la mejora de la calidad de su suministro mediante la monitorización y regulación de tensiones y potencia.

Autor: Gabriel Pellicer, Responsable del Departamento de Control, Construcción y Trabajos en el Territorio de Cantabria y Castilla y León