Cuidamos de la biodiversidad colaborando con el proyecto LIFE Stop Cortaderia

Cuando hablamos de erradicar especies de un ecosistema, a priori, puede “sonar” agresivo, ¿conservamos un hábitat eliminando especies? La respuesta es sí. Y en este artículo os vamos a explicar cómo esta actuación beneficia al ecosistema.

Las especies exóticas no suponen un problema para la biodiversidad nativa ni para los ecosistemas autóctonos, ya que por sí mismas no son capaces de desplazar a las especies autóctonas. Sin embargo, son una gran amenaza las especies que, además de ser exóticas, presentan una gran capacidad invasora.

¿Qué es una especie exótica invasora?

Las especies exóticas invasoras podría considerarse el mayor problema ambiental hoy en día, ya que suponen la segunda causa de amenaza y extinción de especies nativas en muchos países, y la pérdida de hábitat es debido a ello en muchas ocasiones. Se estima que el 40% de las extinciones animales producidas en los últimos cinco siglos se deben a ellas.

Según la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, se definen como especies exóticas invasoras aquellas que se introducen o establecen en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que son agentes de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética.

¿Qué efectos negativos tienen las especies invasoras en el medioambiente?

  • La desaparición de otras especies similares autóctonas.
  • La alteración de patrimonios genéticos que pueden amenazar la continuidad de la especie.
  • La alteración de comunidades vegetales o animales, hábitats y ecosistemas.
  • Incluso causan grandes daños sobre las actividades humanas, y por tanto sobre la economía de una región o país, comprometiendo la calidad de las aguas y causando perjuicios a la industria agrícola y ganadera entre otras.
  • Algunas transmiten enfermedades que pueden afectar al hombre, a animales domésticos o a especies silvestres, como es el caso del plumero con el aumento del número de alergias, en épocas no habituales.

El plumero en la cornisa cantábrica

La expansión de la flora exótica invasora en la cornisa cantábrica está ocasionando la transformación del paisaje y el empobrecimiento de los ecosistemas naturales, lo que conlleva asociado una pérdida de diversidad biológica. Está demostrado que el plumero afecta no solo a la biodiversidad, a la calidad del suelo y a los cultivos, sino también a la salud humana.

Nuestro compromiso con la biodiversidad

Viesgo, de la mano de SEOBirdlife y promovido por una alianza de ONGs sociales (AMICA, AMPROS, y el SERCA) y conservacionistas, apoya el proyecto LIFE STOPCortaderia. aprobado por la Comisión europea en 2018 e impulsado por el marco de la Estrategia Regional de lucha contra especies invasoras y el Plan de control del plumero de Cantabria. Gracias a este acuerdo, este año se mejorará ambientalmente la finca de la subestación de Astillero, ubicada en las cercanías de zonas con una alta fragilidad y calidad e interés ambiental, donde se han realizado distintos trabajos de restauración ambiental como es el caso del entorno de la Ria de Solía y la Isla de Morero. Para ello, se están llevando a cabo acciones como ensayos de metodologías y materiales innovadores de erradicación y control del plumero (tratamientos con hidrosiembras, uso de tecno suelos para restaurar los sustratos, y plantación de distintas formaciones vegetales para favorecer la vegetación autóctona, y limitar la colonización del plumero), lo que ayudará a comprobar la eficacia de las actuaciones como medida de lucha contra el plumero.

Autora: Azucena San Emeterio Conde, responsable de HSE Distribución de Viesgo.