El uso responsable del agua como objetivo de todos

Afirmar que el agua es un bien escaso no es ninguna novedad. Según un informe* de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, cerca de 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con servicios de agua potable, 4.200 millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento gestionados y 3.000 millones carecen de instalaciones básicas para el lavado de manos. Estos datos ponen de manifiesto la desigualdad de acceso al agua, incrementada por el cambio climático, el agotamiento de este recurso hídrico y la contaminación. La conclusión principal que se extrae de este informe es que las zonas rurales y los países más pobres son los más castigados en lo referido al acceso a agua potable. De hecho, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, concretamente el número 6, tiene como objetivo garantizar la disponibilidad del agua y su gestión sostenible, así como el saneamiento para todos.

¿Cuáles son los objetivos de este ODS para el 2030?

  • Lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos
  • Lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene para todos y poner fin a la defecación al aire libre
  • Mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, los vertidos, las aguas residuales sin tratar y aumentando el reciclado y la reutilización
  • Aumentar el uso eficiente de los recursos hídricos y asegurar la sostenibilidad de la extracción de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua
  • Implementar la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles
  • Proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos
  • Ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo
  • Apoyar la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento

¿Cómo cuidamos el agua en Viesgo?

Desde Viesgo, promovemos, no sólo a nivel de compañía, sino también individual de cada empleado, un uso responsable del agua como bien escaso e indispensable para la vida. Nuestro objetivo es gestionar de forma eficiente los recursos hídricos teniendo en cuenta tanto la captación como los vertidos generados. En este sentido, cabe destacar la reutilización del agua en las instalaciones y la depuración de la misma para devolverla al medio del que se extrae. Todo ello, siempre regulado y en consonancia con las administraciones públicas.

*Programa Conjunto de Monitoreo, Progress on drinking water, sanitation and hygiene: Special focus on inequalities, 2000-2017 (Progresos en materia de agua potable, saneamiento e higiene: Atención especial a las desigualdades, 2000-2017)

¿Qué es una subestación eléctrica?

Aunque ahora lo expliquemos de forma más técnica, a grandes rasgos, una subestación eléctrica es una instalación cuyo objetivo es adecuar los niveles de tensión para que la energía llegue a nuestros hogares o negocios de forma que pueda ser consumida.

De modo más técnico, una subestación es una instalación formada por al menos un transformador, varios conductores, dispositivos de medida y control, y la aparamenta (conjunto de aparatos de maniobra, regulación y control utilizados en las instalaciones eléctricas). Todos estos elementos, se destinan a adecuar los niveles de tensión recibida de las centrales generadoras y red de transporte para transmitir o distribuir la energía a la red o centros de transformación donde se convierte en energía apta para el uso doméstico o industrial. 

Las subestaciones eléctricas garantizan la continuidad, calidad y eficiencia exigida al suministro de energía eléctrica, y se consideran fuentes de energía.

Tipos de subestaciones

Hay dos tipos de subestaciones, las que se encargan de elevar la tensión, y las que se encargan de reducirla. Las primeras están cerca de las centrales de generación. Según reciben la electricidad (media tensión) la elevan (alta tensión). El principal objetivo de estas subestaciones es facilitar el transporte de la electricidad. En las ciudades es habitual encontrarse con subestaciones cuya función es reducir la electricidad para que esta pueda ser distribuida a hogares y negocios.

Elementos de una subestación eléctrica

Una subestación está compuesta por múltiples elementos, el principal es el transformador de potencia, que tiene la capacidad de aumentar, reducir o mantener la energía eléctrica, transfiriéndola de un circuito a otro con una frecuencia constante. Según la necesidad de la subestación puede haber más de uno. Además, existen elementos de conexión y refuerzo, como las instalaciones auxiliares de baja tensión y de maniobra, como los seccionadores.

La seguridad laboral en las subestaciones

La seguridad es un valor intrínseco para Viesgo, por ello, en nuestras subestaciones disponemos de numerosos mecanismos de protección y seguridad, entre los que se encuentran interruptores automáticos, transformadores de seguridad, conductores y aisladores, pararrayos y distintos sistemas de extinción y evaluación. Por ello cada vez que realizamos las intervenciones de los programas de mantenimiento lo hacemos con permisos de trabajo específicos, haciendo especial hincapié en la seguridad.

Luis Ibáñez, especialista en Mantenimiento de subestaciones de Viesgo

¿Qué es la energía eólica?

Cuando hablamos de energía eólica, lo primero que se nos viene a la cabeza es viento. Y es correcto, porque lo que se hace es aprovechar la energía cinética de las masas de aire y convertirla en energía mecánica para, posteriormente, transformarla en electricidad. Hoy en día, la energía eólica se está convirtiendo en una de las principales fuentes de generación sostenibles y renovables en clara consonancia son la transición energética que vive el sector.

El potencial eólico es infinito, pero no ilimitado. De la energía producida por el viento, solo se puede extraer el 59% de la potencia. Este límite fue calculado en 1919 por Albert Betz, un físico alemán pionero en la energía eólica que impulsó el desarrollo teórico del funcionamiento de los aerogeneradores.

¿Qué es y cómo funciona un aerogenerador?

Los aerogeneradores son las máquinas capaces de transformar la energía cinética del viento en electricidad. Es decir, los antiguos molinos de viento. Lo más llamativo y visible de un aerogenerador son las palas, la torre y el rotor. Las palas, que es lo que vemos girar, están conectadas al rotor que, a su vez, está conectado el eje. El eje se encarga de enviar la energía al generador eléctrico y convertirla en energía eléctrica. Llegados a este punto, un parque evacua (es el nombre técnico que se emplea) la electricidad desde su propio centro de transformación a través de una línea eléctrica hasta una subestación de distribución. 

La innovación ha sido clave en la evolución de los aerogeneradores tal y como se puede leer en apartado correspondiente del nuevo parque eólico El Marquesado.

¿Qué ventajas tiene la energía eólica?

  • Es una fuente limpia e inagotable.
  • No es contaminante y reduce el consumo de combustibles fósiles.
  • Costes reducidos.

Según datos de AELEC, la Asociación Empresarial Eólica de la que Viesgo forma parte, la energía eólica se posiciona a día de hoy como una apuesta estratégica para España. He aquí alguno de los datos más relevantes:

  • En 2018, la energía eólica abasteció de electricidad al 19% de nuestro país. Lo que viene siendo unos 12 millones de hogares.
  • España es el quinto país a nivel mundial por potencia eólica instalada detrás de grandes superpotencias como China o Estados Unidos.
  • Actualmente hay en España 23.484 MW repartidos en 1.123 parques eólicos.
  • La energía eólica representa el 0,31% del PIB español.

Por estas y otras muchas razones, la energía eólica se postula como una de las principales fuentes de generación de presente y de futuro.

Luis Alberto Villa, Viesgo Renovables

¿Qué es el Big Data?

En el mundo actual, el volumen de datos crece cada día a un ritmo exponencial. Estos conjuntos de datos son cada vez de mayor tamaño y mayor complejidad y proceden en gran parte de nuevas fuentes y orígenes (por ejemplo, el mayor número dispositivos conectados o las redes sociales). El Big Data permite a las organizaciones explotar estos datos que por su volumen, variedad o velocidad de creación no pueden ser tratados de manera convencional, y de este modo utilizarlos para la toma de decisiones empresariales. El Big Data es uno de los elementos clave de la transformación digital en una empresa.

Aplicaciones del Big Data en el sector energético

El sector de la distribución eléctrica no es diferente al resto, y la mayor sensorización de la red, el contador inteligente o los canales de comunicación con los clientes, ponen a nuestra disposición una cantidad de datos cada vez mayor. Si somos capaces de gestionar y combinar esos datos, así como de construir modelos de análisis avanzado, podremos optimizar nuestros procesos y mejorar el servicio prestado a nuestros clientes.

¿Cómo utilizamos en Viesgo el Big Data?

Un caso de éxito del que ya se han podido medir resultados es el de la detección de fraude y anomalías. En Viesgo utilizamos modelos y técnicas de análisis de datos para detectar anomalías que provocan pérdidas no técnicas (aquellas que no son inherentes al propio proceso de distribución de energía) en la red de baja tensión, que es donde mayoritariamente se producen. Con estas medidas logramos mejorar los tiempos de detección y reducir la energía perdida.

Otro punto destacable es el papel del contador inteligente. Su rol es fundamental en esta transformación debido a los beneficios que aporta para los clientes finales y para la operación de la red. Por ello, estamos trabajando en distintos usos del gran volumen de información que recogen estos dispositivos con el objetivo de mejorar la calidad de suministro y ofrecer servicios de valor añadido a nuestros clientes. 

Siguiendo en la misma línea, en Viesgo estamos desplegando un proyecto  de mantenimiento predictivo que permitirá combinar el conocimiento y la experiencia sobre el comportamiento de los activos con la utilización de nuevas tecnologías de monitorización y técnicas de analítica predictiva. El objetivo es maximizar la disponibilidad de las redes y mejorar su fiabilidad, optimizando los costes de mantenimiento y operación.

También utilizamos tecnología Big Data para garantizar la calidad de nuestros procesos. Por ejemplo, dentro del proceso de facturación, contrastamos distintas fuentes de datos estructurados (que pueden ser ordenados y procesados fácilmente) y no estructurados (datos en bruto y no organizados cuya explotación e interpretación es más costosa). De este modo aseguramos la calidad y fiabilidad de la factura emitida.

Como podemos ver, las líneas de trabajo en Big Data dentro de Viesgo son múltiples y las soluciones que nos planteamos explorar en el futuro, numerosas. Somos conscientes de que el Big Data, el analytics y la revolución de los datos permiten transformar las compañías, y ese es el camino que debemos y queremos recorrer.

Autor: Belén Cabeza Díaz, Viesgo Distribución

¿Qué es el Paquete de Invierno de la UE?

El Paquete de Invierno también llamado paquete de Energía Limpia es un conjunto de normas que establecerán la política energética de los estados miembros de la Unión Europea hasta 2030.

Estas normas comenzaron su tramitación en noviembre de 2016 como propuestas de la Comisión Europea y después de largas negociaciones con el Consejo y el Parlamento Europeo (en lo que se conoce como los trílogos), han sido modificadas y revisadas hasta que el 14 de junio de 2019, cuando entraron formalmente en vigor.

Las normas son las siguientes:

  1. Directiva de rendimiento energético en edificios
  2. Directiva de Energías Renovables
  3. Directiva de Eficiencia Energética
  4. Reglamento de la gobernanza
  5. Directiva de electricidad
  6. Reglamento de electricidad
  7. Reglamento de preparación ante riesgos
  8. Reglamento para la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER)

El objetivo de la UE con las nuevas normas es aumentar la ambición de su política energética para asegurar el cumplimiento del Acuerdo de París de 2015, el compromiso de la comunidad internacional por limitar el aumento de la temperatura global a 2ºC (realizando esfuerzos porque no supere 1,5 ºC).

En línea con esta mayor ambición, el paquete de invierno ha incrementado los objetivos medioambientales de la UE para renovables y eficiencia (incluyendo la posibilidad de aumentarlos aún más en 2023) hasta fijar para 2030:

  • 32% de energías renovables en el consumo final (antes 27%)
  • 32,5% de eficiencia energética (antes 30%)

Además, se ha mantenido el objetivo de reducción de emisiones de 40% respecto a niveles de 1990, aunque la Comisión considera que con las nuevas políticas aprobadas se alcanzará una reducción del 45%.

España y la energía limpia y sostenible

En primer lugar, el reglamento de gobernanza del Paquete de Invierno requiere a los estados miembros elaborar un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que cubra el periodo de 2021 a 2030 y una Estrategia a largo plazo, para una economía neutra en emisiones en 2050.

El borrador del PNIEC fue publicado por el Ministerio para la Transición Ecológica este 2019 y enviado a la Comisión, que deberá evaluar si la evolución del sistema energético propuesta por España permite a la UE cumplir con los objetivos mencionados antes. La Estrategia a 2050 está en proceso de elaboración por parte del Ministerio (ahora mismo en fase de consulta pública) y se espera que sea finalizada en 2019.

Además de la labor de planificación, las nuevas normas incluyen medidas concretas con cambios significativos en el sistema eléctrico, que se trasladarán a la regulación española (los reglamentos aplican directamente, las directivas han de trasponerse).

Esto incluye una revisión del diseño del mercado eléctrico para integrar una mayor proporción de fuentes renovables, incorporar nuevos agentes y hacerlo más flexible, entre otras.

Otro de los grandes objetivos de las nuevas normas es poner a los consumidores en el centro de la transición, dándoles más opciones y permitiendo que produzcan su propia energía.

En definitiva, el Paquete de Invierno o energía eléctrica limpia, debe ser la base sobre la que se construya la regulación que impulse la transición energética en los distintos países de la Unión Europea de forma que se cumplan sus objetivos medioambientales y sus compromisos en el Acuerdo de París.

Autor: Equipo de Regulación de Viesgo

Pero ¿qué es eso de la digitalización?

¿Sabías que en el siglo XIX hubo más cambios que en los 900 años previos? Y ¿qué en la primera mitad del siglo XX se produjeron más cambios que en todo el siglo anterior? ¿Qué a finales del siglo XX el cambio de paradigma sucedía cada década? La pregunta es, ¿qué está sucediendo en la actualidad donde el cambio protagoniza nuestra actividad y vida diaria? Pues hoy nos encontramos en un mundo dominado por la velocidad, con un concepto clave que predomina sobre todos los demás: “transformación digital”. La digitalización nos indica que no estamos en una época de cambio, sino que estamos ante un cambio de época.

Veamos un ejemplo cotidiano de nuestro día a día que puede ayudarnos a explicar muy bien de qué estamos hablando. Todos hemos comprado alguna vez un periódico, ¿no? Para leerlo teníamos que salir a la calle, acercarnos a un quiosco y pagar 1 euro o 1 euro y medio, para poder ver noticias que se habían escrito el día anterior, con noticias que yo no había elegido, y en un formato que no es medioambientalmente sostenible. Frente a esto surge la “digitalización del periódico”, leo el periódico dónde quiero y como quiero (por la mañana, en el autobús…), las noticias que recibo son en tiempo real, son las que a mí me interesan, además las puedo leer o las puedo ver en formato video, y en diferentes dispositivos siempre que tenga conexión a Internet… Y todo esto “gratis”. ¿Quién da más?

Pues bien, nos guste o no estamos viviendo una revolución, un periodo de cambios muy rápidos de disrupción en todos y cada uno de los negocios, donde existe una megatendencia que domina sobre todas las demás y que viene para quedarse, hablamos del cambio tecnológico exponencial. Este cambio en la tecnología se traduce en cuatro elementos fundamentales: la Inteligencia Artificial, el Big Data, el Internet de las Cosas y la Realidad Virtual. Aspectos que están transformando por completo nuestro mundo, la forma en la que nos relacionamos e incluso, la forma de trabajar.

Y dentro de todo esto, ¿dónde quedamos las personas? Hoy más que nunca el talento y su gestión son claves. El apellido digital que le ponemos a dicho talento no es más que la facilidad con la que un profesional se desenvuelve y trabaja en el mundo digital. Por eso, desde Viesgo llevamos ya dos años trabajando en nuestro proyecto Milenial de Transformación Digital, en el que definimos y fomentamos un cambio cultural basado en cuatro actitudes que consideramos clave como son: la agilidad, la sencillez, la colaboración y la conectividad. Y es que la transformación digital va mucho más allá del uso de las nuevas tecnologías. Estas deben ser un medio para fomentar ese cambio, pero nunca un fin en sí mismas. La transformación digital implica un cambio de mentalidad en la cultura de la empresa y ello se traduce en formación adaptada a esas nuevas necesidades de mercado, lo que sitúa a las personas en el centro de este reto. En un mundo tan conectado, la innovación y la formación continua de los empleados, será vital para adaptarnos y ser competitivos en esta época de constantes cambios.

José Ignacio Martínez Patiño, RRHH Viesgo

VIRTUAL TRAINING: la realidad virtual como herramienta de formación

En los últimos años, la tecnología de realidad virtual ha experimentado un gran avance de la mano del sector del entretenimiento en un esfuerzo por situar al usuario en el centro de la acción y lograr que experimente sensaciones más realistas.

El ámbito de la prevención de riesgos laborales, especialmente en lo que a formación se refiere, no es ajeno a estos avances que permiten reproducir situaciones reales en las que el usuario puede entrenarse en la ejecución de tareas e, incluso, vivir las consecuencias de sufrir un accidente laboral cuando no se adoptan las medidas preventivas definidas, todo ello en un entorno controlado y totalmente seguro. La realidad virtual se convierte así en una oportunidad para mejorar los procesos y reducir la siniestralidad empresarial.

¿Qué es Virtual Training?

En este contexto nace Virtual training, una aplicación que facilita al usuario la formación en operación de subestaciones interactuando con los dispositivos de maniobra de una forma atractiva, sencilla y segura. Inicialmente se ha virtualizado la subestación de Comillas, de forma que el usuario pueda recrear la operación en dicha instalación. Para ello se han cuidado todos los detalles: instalaciones, aparamenta y equipos, viales de acceso, elementos de maniobra, … Además, el usuario podrá acceder a los procedimientos de interacción con el centro de control, uno de los elementos esenciales en la operación de la red.

Virtual Training dispone de dos modos de uso. En el primero, un avatar nos va guiando a lo largo de las diferentes maniobras con el objetivo de formarnos en las mismas, avisandonos de cada uno de los errores y no permitiendo avanzar mientras no realicemos la elección adecuada en cada paso. En el segundo, el modo evaluación, el alumno se enfrenta a la realización de la maniobra de forma autónoma, existiendo al final un informe en el cual le indica los aciertos y las áreas dónde debe reforzar el aprendizaje.

Virtual Training permite dos modos de interactuar con la aplicación. El más convencional permite disfrutar de la formación mediante un ordenador con conexión a internet, de forma similar a los juegos de entretenimiento interactivos. La segunda posibilidad, la más atractiva para el usuario, consiste en una inmersión completa mediante dispositivos de realidad virtual (gafas, mandos, y sensores). Esta posibilidad está disponible en el aula de formación situada en Candina, Santander, y aporta una experiencia muy similar a la operación real con la ventaja de no estar expuesto a ningún riesgo.

Beneficios de Virtual Training

Virtual Training contribuye a la formación de los nuevos operadores y a su reciclaje periódico, reforzando el comportamiento de la maniobra segura y la ejecución de las maniobras fundamentales para poner la instalación en descargo atendiendo a los requisitos de seguridad con especial atención en la aplicación de las 5 Reglas de Oro y la correcta utilización de los equipos de protección.

Para el desarrollo de la herramienta ha sido necesario un trabajo en equipo, en el que han participado tanto técnicos, como especialistas en operación de Subestaciones, analizando y depurando los diferentes casos de operación, incluyendo fallos humanos y de equipos, para recoger todas las situaciones que se pueden presentar en la vida real.

En definitiva, Virtual Training va a permitir el primer contacto con las maniobras de forma segura a los nuevos operadores y un reciclaje para los operadores, con una filosofía y funcionamiento similar a un “simulador de vuelo para pilotos”.

Con Virtual Training, Viesgo se suma a la apuesta por las nuevas tecnologías, la realidad virtual, para la mejora de la capacitación de sus trabajadores y contribuir, de ese modo, a la disminución de los incidentes asociados a esta actividad.

Autores: Rafael Mínguez Matorras y José Ángel Padilla. (Con la colaboración de César González Blanco)

Beneficios de las energías renovables

Las energías renovables están en auge, lo que las convierte en un sector con un potencial enorme y, además, son el futuro de la transición energética. Un término ampliamente utilizado en el sector energético que persigue un cambio en el modo de generar y consumir energía apostando por la descarbonización de la economía y la generación de energías a través de las renovables. Pero ¿qué son las energías renovables? Por dar una definición sencilla, son aquellas que se obtienen de fuentes naturales inagotables; unas por la inmensa cantidad de energía que contienen; y otras, porque son capaces de regenerarse por medios naturales. Aunque en Viesgo disponemos de las tres primeras, podemos distinguir las siguientes: 

  • Energía eólica
  • Energía hidráulica
  • Energía minihidráulica
  • Energía fotovoltaica
  • Energía termosolar
  • Energía de la biomasa
  • Energía de origen marino como la mareomotriz, undimotriz, de las corrientes, mareotérmica y de potencia osmótica.
  • Energía geotérmica

¿Cuáles son los beneficios de las energías renovables?

Todas estas energías permiten obtener ventajas allí en donde se implantan:

  • Reducción de la dependencia energética por tratarse de fuentes autóctonas. Esto conlleva una independencia energética ya que son recursos estables y locales que, además, favorecen el desarrollo económico de la región, promoviendo su autonomía.
  • Fuentes “inagotables”.
  • No generan residuos y, si los hay, no son complicados de tratar.
  • No producen CO2 y otros gases contaminantes y, de producirlos, como en el caso de la quema de biomasa, se consideran que son de balance neutro de emisiones ya que su combustión no favorece el aumento del efecto invernadero en la atmósfera. 

Impacto del acuerdo de París en las renovables

A lo largo de estas últimas décadas la velocidad de implantación de las energías renovables ha ido aumentando paulatinamente ya que son imprescindibles para combatir el cambio climático. La instalación y apuesta por estos recursos conlleva la reducción de los gases de efecto invernadero, además de dar respuesta y cumplimiento a los acuerdos establecidos entre los distintos países y, en especial, el acuerdo de Paris de 2015. Tras la 21ª Conferencia de las Partes, los firmantes se comprometieron a reducir las emisiones de gases contaminantes para frenar el incremento de la temperatura global por debajo de los 2ºC respecto de niveles preindustriales, así como a hacer todos los esfuerzos adicionales para que no se superen los 1,5ºC. Acuerdo que fue ratificado por la Unión Europea el 4 de octubre de 2016. 

Ante este marco europeo, España ha trasladado estos objetivos a tres políticas fundamentales: Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, y la Estrategia de Transición Justa, estableciendo unos objetivos incluso más ambiciosos que la Unión Europea. Tal y como se muestra en el PNIEC enviado para su aprobación a la Unión Europea, estos objetivos son:

  • 21% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990.
  • 42% de energías renovables sobre el consumo total de energía final, para toda la UE.
  • 39,6% de mejora de la eficiencia energética.
  • 74% renovable en la generación eléctrica.

En definitiva, el uso global de las energías renovables deberá entenderse sobre tres grandes pilares:

  1. Independencia energética de los países al ser un recurso estable y local.
  2. Cambio de los modelos económicos al pasar de un sistema centralizado de generación a otro más distribuido.
  3. Combatir el cambio climático.

Autor: José Melguizo, Viesgo Renovables

¿Qué es el céntimo verde?

¿Qué es el céntimo verde?

El céntimo verde es el nombre cotidiano que se da al Impuesto Especial sobre Hidrocarburos, aplicable a las gasolinas y gasóleos y, con mayor relevancia para el sector eléctrico, al gas natural. 

Esta figura, aprobada por la Ley 38/1992 de Impuestos Especiales fue modificada en primer lugar por la Ley 15/2012 de medidas fiscales para la sostenibilidad energética y posteriormente por el Real Decreto Ley 15/2018 de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores.

En la forma que estuvo vigente desde 2012 este impuesto ha permitido unos sustanciales ingresos al sector eléctrico procedentes de generación eléctrica mediante gas natural y del consumo final de este combustible. Por ejemplo, en 2017 se recaudaron por esta vía unos 560 millones de euros (según la previsión de cierre de la CNMC incluida en el en el informe sobre la propuesta de orden de peajes de 2018 ref. IPN/CNMC/045/17).

Generación eléctrica y céntimo verde 

Sin embargo, a finales de 2018 el RD-Ley 15/2018 modificó la configuración del céntimo verde introduciendo una exención a «la producción de electricidad en centrales eléctricas o a la producción de electricidad o a la cogeneración de electricidad y de calor en centrales combinadas». Es decir, que desde finales de 2018 a las centrales de ciclo combinado y las centrales de cogeneración de gas natural no están obligadas al pago de este impuesto. 

La justificación del Real Decreto fue que las centrales de ciclo combinado trasladan este impuesto en sus ofertas al mercado por lo que la exención “permitirá eliminar el efecto multiplicador” sobre los precios del mercado mayorista, moderando así su evolución alcista, uno de los objetivos de la norma. 

Hay que destacar que esta exención no se ha hecho extensiva a las centrales térmicas de carbón, que han continuado afrontando el pago del impuesto especial de este combustible. Para 2019 la CNMC espera que el impuesto especial del carbón contribuya con unos 280 millones de euros al sistema eléctrico (según la previsión de la CNMC incluida en el informe sobre la propuesta de orden de peajes de 2019, INF/DE/097/18). 

¿Por qué es importante la fiscalidad de la energía?

El principal objetivo de los impuestos es financiar el gasto público, en el caso de los impuestos especiales de hidrocarburos y de carbón, los costes del sistema eléctrico. 

Sin embargo, la fiscalidad puede usarse también para incentivar o penalizar las decisiones de los agentes para orientarles en un sentido u otro. Por ello, la fiscalidad de la energía se considera un aspecto clave de la transición energética, porque puede contribuir a la sustitución progresiva de los combustibles fósiles por energías renovables o a la electrificación, por poner dos ejemplos. 

Mediante los impuestos se pueden internalizar los costes medioambientales de los diferentes vectores energéticos en su precio, permitiendo a los agentes observar el impacto ambiental que genera su toma de decisiones de consumo o de producción. 

Esto se conoce como seguir el principio de “quien contamina paga”, que junto a los de no-discriminación o neutralidad tecnológica, deben ser la base de la fiscalidad energética.

Autor: Equipo de Regulación de Viesgo

¿Qué es el contador electrónico?

El contador telegestionado como pieza clave de la transición energética

El sector eléctrico está inmerso en un proceso de transición hacia un entorno más respetuoso con el medioambiente. Para hacer posible este cambio las redes eléctricas jugarán un papel esencial como nexo de unión entre una generación renovable altamente distribuida y los usuarios finales de la energía. Los clientes están asumiendo un papel activo en la generación de electricidad demandando la información útil para gestionar su demanda.

La transformación de las redes eléctricas en inteligentes, también llamadas Smart Grids se ha convertido en una realidad en el sector energético, el despliegue de contadores electrónicos es uno de los pilares para la digitalización de las redes. En España el 100% de los puntos de suministro cuentan con un contador electrónico instalado, instalación que se ha realizado de forma gradual y sin coste de instalación para el usuario final.

¿Cómo funciona un contador inteligente?

Su funcionamiento es muy sencillo, la empresa distribuidora instala el contador en el límite de propiedad entre la compañía distribuidora y el cliente final. El cliente puede optar por comprar el contador o un alquiler mensual regulado que incluye los costes de instalación y mantenimiento, en el mercado español, la inmensa mayoría de los clientes ha optado por tenerlo en alquiler. Una vez instalado, el contador electrónico registra la energía consumida o generada y envía esa información a través de la red eléctrica de baja tensión (sistema denominado PLC) sistema muy seguro de comunicaciones, fiable y de bajo coste.

La implantación masiva de los contadores inteligentes ha generado grandes ventajas para los clientes: 

  • Ahorros económicos contratando tarifas comerciales más flexibles
  • Reducción del consumo a partir de la información horaria de la energía consumida.
  • Reducción de tiempos en procesos de altas o reconexiones
  • Reducción de pérdidas del sistema
  • Mayor seguridad para las instalaciones
  • Mejor calidad de suministro. 

Los contadores inteligentes tienen capacidad de medición de la energía consumida y generada y son un elemento facilitador para el desarrollo del autoconsumo, permitiendo su instalación sin incrementar los costes asociados a la medida de energía. 

En definitiva, ya contamos con contadores electrónicos instalados en el 100% de los hogares españoles, están aportando ventajas inmediatas para los clientes y serán una pieza clave en el proceso de transición energética. Los primeros pasos de la transición energética están dados y en Viesgo nos sentimos especialmente orgullosos de liderar este cambio.

Autora: Gabriela Vázquez, Viesgo Distribución