Beneficios de las energías renovables

Las energías renovables están en auge, lo que las convierte en un sector con un potencial enorme y, además, son el futuro de la transición energética. Un término ampliamente utilizado en el sector energético que persigue un cambio en el modo de generar y consumir energía apostando por la descarbonización de la economía y la generación de energías a través de las renovables. Pero ¿qué son las energías renovables? Por dar una definición sencilla, son aquellas que se obtienen de fuentes naturales inagotables; unas por la inmensa cantidad de energía que contienen; y otras, porque son capaces de regenerarse por medios naturales. Aunque en Viesgo disponemos de las tres primeras, podemos distinguir las siguientes: 

  • Energía eólica
  • Energía hidráulica
  • Energía minihidráulica
  • Energía fotovoltaica
  • Energía termosolar
  • Energía de la biomasa
  • Energía de origen marino como la mareomotriz, undimotriz, de las corrientes, mareotérmica y de potencia osmótica.
  • Energía geotérmica

¿Cuáles son los beneficios de las energías renovables?

Todas estas energías permiten obtener ventajas allí en donde se implantan:

  • Reducción de la dependencia energética por tratarse de fuentes autóctonas. Esto conlleva una independencia energética ya que son recursos estables y locales que, además, favorecen el desarrollo económico de la región, promoviendo su autonomía.
  • Fuentes “inagotables”.
  • No generan residuos y, si los hay, no son complicados de tratar.
  • No producen CO2 y otros gases contaminantes y, de producirlos, como en el caso de la quema de biomasa, se consideran que son de balance neutro de emisiones ya que su combustión no favorece el aumento del efecto invernadero en la atmósfera. 

Impacto del acuerdo de París en las renovables

A lo largo de estas últimas décadas la velocidad de implantación de las energías renovables ha ido aumentando paulatinamente ya que son imprescindibles para combatir el cambio climático. La instalación y apuesta por estos recursos conlleva la reducción de los gases de efecto invernadero, además de dar respuesta y cumplimiento a los acuerdos establecidos entre los distintos países y, en especial, el acuerdo de Paris de 2015. Tras la 21ª Conferencia de las Partes, los firmantes se comprometieron a reducir las emisiones de gases contaminantes para frenar el incremento de la temperatura global por debajo de los 2ºC respecto de niveles preindustriales, así como a hacer todos los esfuerzos adicionales para que no se superen los 1,5ºC. Acuerdo que fue ratificado por la Unión Europea el 4 de octubre de 2016. 

Ante este marco europeo, España ha trasladado estos objetivos a tres políticas fundamentales: Ley de Cambio Climático y Transición Energética, el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, y la Estrategia de Transición Justa, estableciendo unos objetivos incluso más ambiciosos que la Unión Europea. Tal y como se muestra en el PNIEC enviado para su aprobación a la Unión Europea, estos objetivos son:

  • 21% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990.
  • 42% de energías renovables sobre el consumo total de energía final, para toda la UE.
  • 39,6% de mejora de la eficiencia energética.
  • 74% renovable en la generación eléctrica.

En definitiva, el uso global de las energías renovables deberá entenderse sobre tres grandes pilares:

  1. Independencia energética de los países al ser un recurso estable y local.
  2. Cambio de los modelos económicos al pasar de un sistema centralizado de generación a otro más distribuido.
  3. Combatir el cambio climático.

Autor: José Melguizo, Viesgo Renovables