Modernizar la red de distribución eléctrica, avanzar con las inversiones en generación renovable e impulsar y reforzar alianzas estratégicas con la industria. Este es el ambicioso plan para desarrollar en Cantabria hasta 2025 por parte de la energética EDP y así se lo ha presentado al Gobierno de Cantabria en un encuentro en la sede del Gobierno regional.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el consejero de Industria, José Javier López Marcano, han recibido al presidente de EDP en España, Manuel Menéndez, y al CEO de la compañía en nuestro país y presidente de EDP Renovables, Rui Teixeira. Es el primer encuentro del presidente cántabro con los directivos de EDP desde que esta compañía internacional, con presencia en 19 países, llevó a cabo la adquisición de la eléctrica Viesgo, en diciembre de 2020.

Los directivos de la compañía han destacado ante el presidente el compromiso de EDP con Cantabria, ya que la consideran una región estratégica, donde tienen previsto llevar a cabo destacados proyectos vinculados a la transición energética y que van asociados a inversiones millonarias.

En ese sentido, confirmaron que la distribuidora mantendrá la marca Viesgo en la región y que seguirá trabajando para garantizar la calidad de suministro de la compañía, cuyos datos son actualmente un 60% mejores que la media nacional. EDP tiene previsto realizar las inversiones planificadas de más de 180 millones de euros hasta 2025 en la red de distribución de Cantabria, con el objetivo de aumentar su automatización, digitalización y resiliencia. Adicionalmente, este plan de inversión podría verse incrementado en caso de que las convocatorias del Fondo de Recuperación consideren la distribución eléctrica entre sus líneas estratégicas.

Inversión en energías renovables

Manuel Menéndez y Rui Teixeira también han mostrado al presidente las características y la situación actual de los proyectos de generación renovable que EDP está impulsando en Cantabria y que se encuentran en tramitación. Respecto a los dos parques eólicos planteados en los municipios de Valdeolea, Valdeprado del Río y Campoo de Enmedio, con un total de 72 MW de potencia y cuya inversión ronda los 70 millones de euros, se

trata de proyectos que se han planteado de una forma seria, que son viables y para los que se ha realizado previamente un profundo estudio medioambiental.

También se está trabajando en otro tipo de planes alternativos de energía limpia respecto a los cuales EDP está en conversaciones con varios clientes industriales. Se trata de proyectos tractores de eficiencia energética que se podrían lanzar de forma conjunta con otros socios industriales y que están relacionados con instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, plantas de hidrógeno, PPA (acuerdo de compraventa de energía renovable a largo plazo) o aprovechamiento térmico. Son iniciativas innovadoras que garantizan el desarrollo local, dinamizan la economía y generan empleo de calidad.

Revilla ha agradecido a EDP su apuesta por Cantabria, “incluso con más potencial que hasta ahora” y reforzando el protagonismo que la antigua Electra de Viesgo siempre tuvo en la Comunidad Autónoma. Asimismo, ha destacado el compromiso en la lucha contra el cambio climático de esta empresa que está presente en 19 países, que da trabajo a 18.000 personas en todo el mundo, 270 en Cantabria, y que confía en la región como “uno de los pilares” de su expansión en el futuro.

Además de los proyectos de modernización de la red y de impulso a las renovables, entre los que ha destacado los parques eólicos de Somaloma y Quintanilla, que proyecta en los municipios campurrianos de Valdeprado del Río, Enmedio y Valdeolea, o los “barrios solares” que pretende instalar en algunos núcleos de población para producir energía solar, el presidente ha señalado su intención de participar en la reconversión energética de grandes empresas cántabras como Solvay, Ferroatlántica o Armando Álvarez, con las que ya está negociando. “Estamos muy ilusionados con los proyectos de inversión que se están anunciando para la región de la mano de empresas de gran solvencia internacional”, ha concluido Revilla.

Por su parte, Marcano ha considerado “muy apreciable” el anuncio de EDP, una “empresa modelo” y “colaboradora necesaria de Cantabria” de la que ha sustanciado, al igual que el presidente, su apuesta por la Comunidad Autónoma y su cumplimiento de la Agenda Europea y de la neutralidad climática en 2050, objetivo que prevé conseguir en 2030 con veinte años de antelación.

Manuel Menéndez y Rui Teixeira han ratificado ante el presidente y el consejero el compromiso de EDP de mantener la marca Viesgo y la vocación de la compañía de contribuir al desarrollo de Cantabria. Menéndez ha subrayado que la región juega un “rol estratégico” para EDP desde la absorción de Viesgo, mientras que Teixeira ha señalado que la inversión anunciada de 300 millones de euros “refuerza y garantiza los compromisos asumidos”.

Según comunicaron los directivos de la empresa a Miguel Ángel Revilla, EDP tiene objetivos ambiciosos para liderar la transición energética, por lo que prevé inversiones en todo el mundo por valor de 24.000 millones y centradas en tres ejes principales de acción: crecimiento en renovables, mayor flexibilidad e inteligencia de las redes de distribución y soluciones innovadoras para sus clientes, entre las que se encuentran productos y servicios integrales de movilidad, prioridad para la compañía.

EDP

EDP es un grupo energético internacional líder en creación de valor, innovación y sostenibilidad. Forma parte de Dow Jones Sustainability Indexes (World y STOXX) y es además líder mundial en energía renovable.

En España, donde el Grupo EDP emplea de forma directa a más de 1.550 personas, es referente en el mercado energético, presente en la generación, con casi 5.000 MW de potencia instalada, 1,3 millones de puntos de suministro en distribución eléctrica y una cartera de comercialización a clientes empresariales de energía eléctrica, gas natural y servicios de más de 17 TWh.