¿Cómo luchar contra el cambio climático a través de un consumo responsable?

Que la sostenibilidad sea una realidad tangible en nuestra sociedad implica un cambio en todos los ámbitos de nuestra vida. La manera en la que nos relacionamos con el entorno, cómo nos movemos o cómo consumimos, afecta notablemente al medioambiente. El cambio climático es un hecho indiscutible que, entre todos, debemos hacer frente. De hecho, si echamos la vista atrás nos daremos cuenta de que la forma de consumir que tenían nuestros antepasados es completamente diferente a la que tenemos hoy en día.

Según el último informe del IPCC, el grupo intergubernamental de expertos sobre el cambio climático de la ONU, solo el desarrollo sostenible permitirá frenar el calentamiento global. Para conseguirlo, uno de los puntos esenciales será nuestra relación con el consumo.

¿Cómo afecta nuestro consumo al cambio climático?

El proceso de consumo conlleva un proceso previo de producción; ya sean alimentos, productos, etc. Todo ello genera emisiones de efecto invernadero que, desde la perspectiva de consumo, es lo que conocemos como “huella de carbono”. Por explicarlo de un modo que se entienda, es la marca que, sobre el medioambiente y el entorno, deja cada actividad o producto. De ahí, la necesidad de cambiar nuestros hábitos de consumo. Cuanto más consumimos, más consecuencias negativas para el medioambiente. 

Un consumo responsable beneficia también a la preservación de la biodiversidad. Terminar con el ciclo de “usar y tirar” contribuye a que los procesos de producción sean más lentos y se utilicen menos recursos naturales, fomentando así su regeneración progresiva. Al final, no se trata solo de reducir el consumo, sino de reflexionar sobre la forma en la que consumimos.

Consejos para lograr un consumo responsable

Utiliza el transporte público. Es un clásico, pero utilizar los medios de transporte públicos ayuda, y mucho, a luchar contra el cambio climático. Si las distancias son cortas, ¡no lo dudes y ve caminando!

Visita los mercados locales. Cerca de tu vivienda podrás encontrar tiendas locales o mercados tradicionales donde hacer la compra. El comercio de cercanía evita grandes impactos al medioambiente causados por el transporte y la distribución. Seguro que encontrarás alimentos más frescos y sostenibles. Con este hábito también apoyarás al pequeño comercio y participarás en el crecimiento económico de tu entorno.

Apuesta por marcas responsables. Infórmate sobre las marcas y comprueba que sus valores coinciden con los tuyos. Apoyar a modelos de negocio éticos con sus trabajadores, respetuosos con los derechos humanos y responsables en el desarrollo de su actividad, es fundamental para alcanzar y ayudar a colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social. (Puedes encontrar aquí los Valores de Viesgo)

Reduce, reutiliza y recicla. Seguro que conoces la regla de las 3R, pero es básica para  cuidar del medioambiente y define claramente una forma eficiente de consumir. Como hemos mencionado antes, no se trata solo de reducir, sino de pensar, reflexionar y ser creativo. ¿Ya no quieres algo? ¡Reutilízalo o véndelo!

Los retos de las ciudades sostenibles

La importancia creciente de los núcleos urbanos es tal, que se prevé que, en apenas 30 años, el 70% de la población mundial viva en ciudades. Es decir, unos 6.300 millones de personas repartidos por las distintas urbes del planeta. Ahí es nada.

Actualmente la población que reside en ciudades supera el 54% y, como hemos visto, la tendencia es claramente ascendente. Asumir este crecimiento y hacerlo viable, solo puede afrontarse teniendo como premisa el desarrollo sostenible y la promoción de sociedades cada vez más innovadoras, responsables y comprometidas.

La sostenibilidad, un pilar sobre el que construir

“Sin ciudades sostenibles, la sostenibilidad, sencillamente, no será posible”, esta frase, pronunciada por el director de la Fundación Ecología y Desarrollo, Víctor Viñuales, manifiesta la necesidad de desarrollar un modelo sostenible para las ciudades. Un proceso que debe asentarse sobre pilares por los que apostamos desde Viesgo, como es la electrificación de la economía para favorecer la reducción de gases de efecto invernadero, o la triple fórmula de las 3R’s: reducir, reutilizar y reciclar. En definitiva, acciones encaminadas a encontrar un equilibrio justo entre el desarrollo y el bienestar social. Y es que, en materia de energía, las ciudades consumen entre el 60 y el 80% de la energía, además de emitir el 75% de emisiones contaminantes.

Aumento de la población

El crecimiento de la población mundial es una de las principales causas de esta descompensación entre desarrollo y bienestar. El planeta debe asumir, tanto una demanda cada vez mayor de recursos, como una generación cada vez mayor de residuos. El ritmo al que sometemos al planeta en materia de extracción y uso de recursos es tan acelerado, que no le damos tiempo a que se regenere, con el consiguiente impacto que ello tiene sobre la población, el medioambiente y el clima.

Los ODS como objetivos comunes  

Ante esta situación crítica, la ONU aterrizó los 17 objetivos que integran los denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible. 17 propuestas ambiciosas para luchar contra los grandes problemas del mundo como son, entre otros, la pobreza, al cambio climático, las desigualdades o el medioambiente. De hecho, el ODS número 11 lleva por título “Ciudades y comunidades sostenibles” y su objetivo no es otro que conseguir ciudades y asentamientos urbanos inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Todos los actores implicados, ya sean gobiernos, instituciones o empresas, han asumido como propios estos objetivos, y Viesgo, como compañía sostenible, se ha comprometido de forma directa con 5 ODS, y de forma indirecta con los 12 restantes, con la finalidad de contribuir con el desarrollo sostenible.

Implicación ciudadana

Sin embargo, es el ciudadano el que tiene la “última palabra” para sentar las bases y apostar por convertir su ciudad en sostenible haciendo un buen uso de los diferentes recursos sin generar residuos innecesarios, apostando por la movilidad eléctrica y consumiendo energía de forma responsable. ¿Asumes el reto?

Reducir, reutilizar y reciclar

Un modelo sostenible no se entiende sin el reciclaje. En Viesgo apostamos por ello, por ejemplo, reciclando los antiguos contadores de luz, además, por supuesto, de otros materiales más “típicos” como el papel o los envases. Este tipo de acciones son un “must” en nuestra compañía cuyo pilar estratégico es la sostenibilidad.  

Situación en España

Desde que se instalaran los primeros contenedores de reciclaje en España, el número de usuarios que reciclan no ha hecho más que crecer. Según datos recogidos por Eurostat (Oficina Europea de Estadística), los ciudadanos españoles somos los sextos en el ranking europeo en cuanto a reciclaje de envases, metales, briks, papel y cartón, y el primero en eficiencia por número de contenedores.

En 2018 en España se reciclaron casi un millón y medio de toneladas de envases, según Ecoembes, la gran mayoría en la vía pública, lo que demuestra que cada vez estamos más concienciados. Todo ello tiene también un trasfondo positivo en nuestra sociedad, ya que el reciclaje ha creado en España unos 9.400 puestos de trabajo.

La fórmula de las 3 R’s

Sin embargo, pese a estos buenos datos, en Viesgo vamos más allá y practicamos la fórmula de las 3R, que consiste en apostar por un mundo más eficiente y sostenible incluyendo los dos pasos previos al reciclaje, esto es; la reducción de consumo y la reutilización. Y es que reciclar, aunque sin duda se trata de una actividad que hay que seguir potenciando, no soluciona todos los problemas relacionados pues requiere un costoso proceso de recuperación y tratamiento. La clave, aunque complicada, está en comprar lo estrictamente necesario para evitar la generación constante de residuos. Hoy todo va de comprar, usar y tirar y es ahí donde debemos ser prácticos y sostenibles.

Toma nota de estos sencillos consejos:

  • Compra solo la ropa que necesites.
  • Usa tu propia taza en la oficina.
  • Utiliza botellas de vidrio o metal en el trabajo.
  • Lleva tu propia bolsa cuando vayas a hacer la compra.  

Responsabilidad

A la hora de Reutilizar entra en juego una 4 R, la Reparación. Evitar la cadena “comprar-tirar-comprar” es un aspecto clave y por ello debemos valorar la posibilidad de dar una segunda vida a nuestros objetos o arreglarlos en el caso de que los daños tengan solución. Si finalmente vas a tirar algo a la basura, recuerda hacerlo en el contenedor correspondiente o, en su defecto, en el punto limpio de tu localidad.

En Viesgo lo tenemos claro, la fórmula de las “3R” suma otra R más, la Responsabilidad.

¿Cómo podemos fomentar entre los niños el respeto al medioambiente?

Los niños, adolescentes y jóvenes son el futuro de nuestro planeta. Minimizar el impacto que tienen las actividades humanas en el medioambiente, tanto a título personal como empresarial, es fundamental para contribuir con la sostenibilidad. Este año 2020 ha sido nombrado por la ONU como el Año Internacional de la Sanidad Vegetal. Un año con numerosas actividades para concienciar, especialmente a los más jóvenes, de que proteger la biodiversidad es esencial para luchar contra el cambio climático y conservar el medioambiente.

Para conseguir este objetivo, la educación es clave. Sin embargo, concienciar a los niños (y no tan niños) puede resultar una tarea realmente compleja. La imaginación es, posiblemente, uno de los principales recursos a utilizar. Los juegos y las actividades lúdicas nos ayudarán a crear nuevos hábitos más sostenibles.

¿Cómo enseñar a los niños a cuidar el medioambiente?

Estos son algunos de los consejos que ACNUR, junto con la Asociación Mundial de Educadores infantiles (AMEI), proponen para enseñar a los niños a cuidar del medioambiente:

  • Respeto por la biodiversidad y la fauna. Inculcar a los más pequeños el amor por la naturaleza realizando actividades en el entorno natural, fomentando la curiosidad y el aprendizaje de una manera divertida.
  • Consumo responsable de agua. Resulta básico, pero indispensable, enseñarles a ahorrar agua en sus tareas cotidianas como cerrar el grifo al lavarnos las manos o no utilizar el inodoro como papelera.
  • Concienciación de la importancia del reciclaje. Aunque parezca difícil y aburrido para nuestros hijos, puede convertirse en una tarea divertida para ellos si se presenta como un juego.
  • Ahorro de energía. Apagar la luz cada vez que salimos de una habitación o desenchufar objetos que no se utilicen puede parecer obvio, pero a menudo no se hace. Normalizar estas acciones tiene un impacto positivo tanto en de cara a la eficiencia energética como a la protección del medioambiente.

En definitiva, llevar a cabo actividades lúdicas para los niños es la mejor forma de que aprendan y, sobre todo, entiendan que estos pequeños gestos tienen gran importancia.

Viesgo, y su apuesta por los jóvenes

Uno de nuestros objetivos prioritarios como compañía es el desarrollo sostenible. La apuesta por las energías renovables, la conservación y cuidado del entorno en el que desarrollamos nuestra actividad y el apoyo a las organizaciones que velan por el medioambiente y la conservación de la biodiversidad persiguen este objetivo, siempre teniendo en cuenta a los jóvenes como motor de futuro.

De esta forma, seguimos colaborando con asociaciones como SEO BirdLife– que realizan numerosos cursos educativos para niños-, al mismo tiempo que apostamos por las futuras generaciones impulsando la cultura y el talento.

Preocupados y comprometidos con el medioambiente del Arco Atlántico

En octubre de 2018 nació el proyecto Life Stop Cortaderia cuya finalidad es controlar la expansión de una de las especies más invasoras y dañinas para la flora: el plumero de la Pampa o Cortaderia seollana. Localizado en Cantabria y el Arco Atlántico -incluidas Galicia, el Principado de Asturias y regiones de Portugal y Francia- el plumero supone una gran amenaza no solo para la flora y fauna, sino también para la economía y la salud. Este proyecto, que tiene una duración de 4 años, actúa en dos ámbitos: la detección temprana de focos de plumeros y su eliminación, y el trabajo de restauración de las zonas afectadas.

Como parte de nuestro compromiso con el medioambiente, la biodiversidad y el cuidado del entorno en el que desarrollamos nuestra actividad, Viesgo colabora con este proyecto desde su puesta en marcha gracias a lo cual se ha conseguido:

Trabajo de restauración de las zonas afectadas:

  • Trabajar sobre 163 puntos (85 hectáreas) de los espacios naturales protegidos de Cantabria, concretamente el Parque Natural de Oyambre, el Parque Natural de las Marismas de Santoña y el Parque Natural de Liencres. Además, ya se está trabajando en la restauración de las parcelas piloto de Santander, Miengo y Astillero.

Detección y eliminación de plumeros:

  • Detectar 680 localizaciones con plumeros
  • Eliminar plumeros en 528 ubicaciones con superficies variables entre 100 y 1.000 m2.
  • Eliminar plumeros de 8 valles de montaña: Nansa, Saja, Besaya, Pas, Pisueña, Miera, Asón y Gándara, trabajando en el Valle de Villaverde.
  • Eliminar plumeros en 29 términos municipales del área de alerta, en media y alta montaña.

Inclusión laboral  

Un aspecto a destacar del proyecto, aparte del medioambiental, es el social, ya que el 52% del presupuesto se destina a contratar personal, ya que el trabajo de eliminación y control de los plumeros lo llevarán a cabo equipos contratados por entidades sociales tales como AMICA, AMPROS y el SERCA.

En definitiva, una acción que está obteniendo magníficos resultados y que nos empuja y motiva a seguir velando por la protección de nuestro ecosistema. Si queréis más información, aquí os dejamos datos de contacto:

Suscribimos la Carta de Red Sostenible E.DSO

Nuestro compromiso con la sostenibilidad, la innovación y la transición energética vuelve a ser protagonista tras impulsar y promover la creación de la Carta de Red Sostenible (Sustainable Grid Charter) de E.DSO, el consorcio europeo de operadores de sistema de distribución al que nos unimos hace casi un año, y que se posiciona como una entidad de referencia de cara a las instituciones europeas desde un punto de vista regulatorio, innovador y sostenible.

La Carta de Red Sostenible (Sustainable Grid Charter), pone de manifiesto el compromiso de E.DSO con la sostenibilidad en todos sus ámbitos: medioambiental, social y corporativo, y destaca la contribución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU a un futuro más sostenible, con los que también estamos comprometidos desde Viesgo.

Un paso más en nuestra estrategia de posicionarnos como una compañía comprometida con la sostenibilidad global y coliderar, junto a las principales distribuidoras europeas, la transición hacia un modelo energético más justo y sostenible.

¿Qué es E.DSO?

E.DSO está formado por 44 operadores líderes del sistema de distribución de electricidad (DSO) en 25 países, incluidas 3 asociaciones nacionales, que trabajan para garantizar la fiabilidad del suministro de electricidad en Europa. Entre sus actividades, E.DSO promueve el desarrollo, la innovación e investigación, y la participación de los consumidores a través de las redes inteligentes con la finalidad de alcanzar un sistema energético sostenible.

Consulta la Carta de Red Sostenible en el siguiente enlace https://www.edsoforsmartgrids.eu/

El uso responsable del agua como objetivo de todos

Afirmar que el agua es un bien escaso no es ninguna novedad. Según un informe* de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, cerca de 2.200 millones de personas en todo el mundo no cuentan con servicios de agua potable, 4.200 millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento gestionados y 3.000 millones carecen de instalaciones básicas para el lavado de manos. Estos datos ponen de manifiesto la desigualdad de acceso al agua, incrementada por el cambio climático, el agotamiento de este recurso hídrico y la contaminación. La conclusión principal que se extrae de este informe es que las zonas rurales y los países más pobres son los más castigados en lo referido al acceso a agua potable. De hecho, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, concretamente el número 6, tiene como objetivo garantizar la disponibilidad del agua y su gestión sostenible, así como el saneamiento para todos.

¿Cuáles son los objetivos de este ODS para el 2030?

  • Lograr el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible para todos
  • Lograr el acceso a servicios de saneamiento e higiene para todos y poner fin a la defecación al aire libre
  • Mejorar la calidad del agua reduciendo la contaminación, los vertidos, las aguas residuales sin tratar y aumentando el reciclado y la reutilización
  • Aumentar el uso eficiente de los recursos hídricos y asegurar la sostenibilidad de la extracción de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua
  • Implementar la gestión integrada de los recursos hídricos a todos los niveles
  • Proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos
  • Ampliar la cooperación internacional y el apoyo prestado a los países en desarrollo
  • Apoyar la participación de las comunidades locales en la mejora de la gestión del agua y el saneamiento

¿Cómo cuidamos el agua en Viesgo?

Desde Viesgo, promovemos, no sólo a nivel de compañía, sino también individual de cada empleado, un uso responsable del agua como bien escaso e indispensable para la vida. Nuestro objetivo es gestionar de forma eficiente los recursos hídricos teniendo en cuenta tanto la captación como los vertidos generados. En este sentido, cabe destacar la reutilización del agua en las instalaciones y la depuración de la misma para devolverla al medio del que se extrae. Todo ello, siempre regulado y en consonancia con las administraciones públicas.

*Programa Conjunto de Monitoreo, Progress on drinking water, sanitation and hygiene: Special focus on inequalities, 2000-2017 (Progresos en materia de agua potable, saneamiento e higiene: Atención especial a las desigualdades, 2000-2017)

¿Qué es una subestación eléctrica?

Aunque ahora lo expliquemos de forma más técnica, a grandes rasgos, una subestación eléctrica es una instalación cuyo objetivo es adecuar los niveles de tensión para que la energía llegue a nuestros hogares o negocios de forma que pueda ser consumida.

De modo más técnico, una subestación es una instalación formada por al menos un transformador, varios conductores, dispositivos de medida y control, y la aparamenta (conjunto de aparatos de maniobra, regulación y control utilizados en las instalaciones eléctricas). Todos estos elementos, se destinan a adecuar los niveles de tensión recibida de las centrales generadoras y red de transporte para transmitir o distribuir la energía a la red o centros de transformación donde se convierte en energía apta para el uso doméstico o industrial. 

Las subestaciones eléctricas garantizan la continuidad, calidad y eficiencia exigida al suministro de energía eléctrica, y se consideran fuentes de energía.

Tipos de subestaciones

Hay dos tipos de subestaciones, las que se encargan de elevar la tensión, y las que se encargan de reducirla. Las primeras están cerca de las centrales de generación. Según reciben la electricidad (media tensión) la elevan (alta tensión). El principal objetivo de estas subestaciones es facilitar el transporte de la electricidad. En las ciudades es habitual encontrarse con subestaciones cuya función es reducir la electricidad para que esta pueda ser distribuida a hogares y negocios.

Elementos de una subestación eléctrica

Una subestación está compuesta por múltiples elementos, el principal es el transformador de potencia, que tiene la capacidad de aumentar, reducir o mantener la energía eléctrica, transfiriéndola de un circuito a otro con una frecuencia constante. Según la necesidad de la subestación puede haber más de uno. Además, existen elementos de conexión y refuerzo, como las instalaciones auxiliares de baja tensión y de maniobra, como los seccionadores.

La seguridad laboral en las subestaciones

La seguridad es un valor intrínseco para Viesgo, por ello, en nuestras subestaciones disponemos de numerosos mecanismos de protección y seguridad, entre los que se encuentran interruptores automáticos, transformadores de seguridad, conductores y aisladores, pararrayos y distintos sistemas de extinción y evaluación. Por ello cada vez que realizamos las intervenciones de los programas de mantenimiento lo hacemos con permisos de trabajo específicos, haciendo especial hincapié en la seguridad.

Luis Ibáñez, especialista en Mantenimiento de subestaciones de Viesgo

¿Qué es la energía eólica?

Cuando hablamos de energía eólica, lo primero que se nos viene a la cabeza es viento. Y es correcto, porque lo que se hace es aprovechar la energía cinética de las masas de aire y convertirla en energía mecánica para, posteriormente, transformarla en electricidad. Hoy en día, la energía eólica se está convirtiendo en una de las principales fuentes de generación sostenibles y renovables en clara consonancia son la transición energética que vive el sector.

El potencial eólico es infinito, pero no ilimitado. De la energía producida por el viento, solo se puede extraer el 59% de la potencia. Este límite fue calculado en 1919 por Albert Betz, un físico alemán pionero en la energía eólica que impulsó el desarrollo teórico del funcionamiento de los aerogeneradores.

¿Qué es y cómo funciona un aerogenerador?

Los aerogeneradores son las máquinas capaces de transformar la energía cinética del viento en electricidad. Es decir, los antiguos molinos de viento. Lo más llamativo y visible de un aerogenerador son las palas, la torre y el rotor. Las palas, que es lo que vemos girar, están conectadas al rotor que, a su vez, está conectado el eje. El eje se encarga de enviar la energía al generador eléctrico y convertirla en energía eléctrica. Llegados a este punto, un parque evacua (es el nombre técnico que se emplea) la electricidad desde su propio centro de transformación a través de una línea eléctrica hasta una subestación de distribución. 

La innovación ha sido clave en la evolución de los aerogeneradores tal y como se puede leer en apartado correspondiente del nuevo parque eólico El Marquesado.

¿Qué ventajas tiene la energía eólica?

  • Es una fuente limpia e inagotable.
  • No es contaminante y reduce el consumo de combustibles fósiles.
  • Costes reducidos.

España y la energía eólica

Según datos de AELEC, la Asociación Empresarial Eólica de la que Viesgo forma parte, la energía eólica se posiciona a día de hoy como una apuesta estratégica para España. He aquí alguno de los datos más relevantes:

  • En 2018, la energía eólica abasteció de electricidad al 19% de nuestro país. Lo que viene siendo unos 12 millones de hogares.
  • España es el quinto país a nivel mundial por potencia eólica instalada detrás de grandes superpotencias como China o Estados Unidos.
  • Actualmente hay en España 23.484 MW repartidos en 1.123 parques eólicos.
  • La energía eólica representa el 0,31% del PIB español.

Por estas y otras muchas razones, la energía eólica se postula como una de las principales fuentes de generación de presente y de futuro.

Luis Alberto Villa, Viesgo Renovables

¿Qué es el Big Data?

En el mundo actual, el volumen de datos crece cada día a un ritmo exponencial. Estos conjuntos de datos son cada vez de mayor tamaño y mayor complejidad y proceden en gran parte de nuevas fuentes y orígenes (por ejemplo, el mayor número dispositivos conectados o las redes sociales). El Big Data permite a las organizaciones explotar estos datos que por su volumen, variedad o velocidad de creación no pueden ser tratados de manera convencional, y de este modo utilizarlos para la toma de decisiones empresariales. El Big Data es uno de los elementos clave de la transformación digital en una empresa.

Aplicaciones del Big Data en el sector energético

El sector de la distribución eléctrica no es diferente al resto, y la mayor sensorización de la red, el contador inteligente o los canales de comunicación con los clientes, ponen a nuestra disposición una cantidad de datos cada vez mayor. Si somos capaces de gestionar y combinar esos datos, así como de construir modelos de análisis avanzado, podremos optimizar nuestros procesos y mejorar el servicio prestado a nuestros clientes.

¿Cómo utilizamos en Viesgo el Big Data?

Un caso de éxito del que ya se han podido medir resultados es el de la detección de fraude y anomalías. En Viesgo utilizamos modelos y técnicas de análisis de datos para detectar anomalías que provocan pérdidas no técnicas (aquellas que no son inherentes al propio proceso de distribución de energía) en la red de baja tensión, que es donde mayoritariamente se producen. Con estas medidas logramos mejorar los tiempos de detección y reducir la energía perdida.

Contador inteligente

Otro punto destacable es el papel del contador inteligente. Su rol es fundamental en esta transformación debido a los beneficios que aporta para los clientes finales y para la operación de la red. Por ello, estamos trabajando en distintos usos del gran volumen de información que recogen estos dispositivos con el objetivo de mejorar la calidad de suministro y ofrecer servicios de valor añadido a nuestros clientes. 

Mantenimiento predictivo

Siguiendo en la misma línea, en Viesgo estamos desplegando un proyecto  de mantenimiento predictivo que permitirá combinar el conocimiento y la experiencia sobre el comportamiento de los activos con la utilización de nuevas tecnologías de monitorización y técnicas de analítica predictiva. El objetivo es maximizar la disponibilidad de las redes y mejorar su fiabilidad, optimizando los costes de mantenimiento y operación.

Calidad de procesos

También utilizamos tecnología Big Data para garantizar la calidad de nuestros procesos. Por ejemplo, dentro del proceso de facturación, contrastamos distintas fuentes de datos estructurados (que pueden ser ordenados y procesados fácilmente) y no estructurados (datos en bruto y no organizados cuya explotación e interpretación es más costosa). De este modo aseguramos la calidad y fiabilidad de la factura emitida.

Como podemos ver, las líneas de trabajo en Big Data dentro de Viesgo son múltiples y las soluciones que nos planteamos explorar en el futuro, numerosas. Somos conscientes de que el Big Data, el analytics y la revolución de los datos permiten transformar las compañías, y ese es el camino que debemos y queremos recorrer.

Autor: Belén Cabeza Díaz, Viesgo Distribución